El Clima en Santiago del Estero

12/4/14

“Papilo” una parte de antología en nuestra ciudad

Continuando con la galería de personajes de Santiago del Estero, esta vez le llegó el turno a una figura por demás pintoresca, Luís Oscar Oscar Torrijos, más conocido como "Papilo" un hombre de que con sus 75 años, sigue rompiendo el silencio de una de las esquinas más ancestrales de la ciudad con su megáfono y su grito grabado a fuego, "Revistas diarios" Entérese aquí más detalles de su vida.
Luís Oscar Torrijos, más conocido como “Papilo” seudónimo que le fue dado por su padre cariñosamente, de niño.
“Papilo” nació en la ciudad de de Santiago del Estero, el 21 de junio de 1933, en la calle Pedro León Gallo “Hincha de Central Córdoba a muerte”, según lo manifiesta, y de Racing de Avellaneda de la Capital Federal.
Torrijos se encuentra actualmente separado de su mujer, pero, “Vivo rodeado de mis hijos” argumenta. Tuve siete retoños cuatro varones y tres mujeres, de los cuales dos perdieron la vida en diferentes accidentes de tránsito; ellos son “Bochín” y “Angelita”, quienes fallecieron en los años 1971 y 1977 respectivamente.
Sus otros hijos varones Fernando, Mariano y Juan, son los que se alternan para atender el tradicional kiosco de calle Libertad casi Belgrano. Belén, una de sus hijas trabaja en un supermercado importante de la capital y Analía, es maestra de escuela y la que vive actualmente con él.

_ ¿Desde cuándo se dedica a la venta de diarios y revistas?
_Desde que tengo memoria, toda mi vida vendí desde muy pequeño ya solía andar por Villa Constantina, lugar en donde nadie se animaba a entrar cuando llovía.

“Papilo” es un personaje pintoresco como pocos en la ciudad que a simple vista contrasta con el resto, es como extraído de otro ámbito paisajístico..
Con su sombrero blanco, un clavel rojo colocado en su oreja, un poncho para menguar el frío que producen las brisas frescas de estas mañanas y algunas veces se lo puede ver también con pelucas de colores y el infaltable megáfono, con el que se puede escuchar su clásico, “Revistas Diarios”.
“La bocina” tal cual él la llama, le sirve para realizar sus acostumbradas “Chanzas” entre los transeúntes sean estos conocidos o no, como así también a los chicos de escuela a los que les grita “Cuqueros” cuando observa alumnos uniformados en horario escolar deambulando por las calles.
Bastará sólo con detenerse unos minutos en esta ancestral esquina santiagueña para percibir la real dimensión del cariño que da y recibe, este original personaje.
“Papilo” relata a Página Tres que, como ya no puede leer, se vale de su asistente, el señor “Botellita” Valdez, (otro personaje) es él quién oficia de lector todas las mañanas. A modo de aclaración Torrijos revela que, “Fui yo quién lo sacó a “Botellita” del alcohol, pues tomaba mucho, y lo puse a trabajar conmigo, a fuerza de consejos, retos y por que no, algunos sopapos también”.

_ ¿Qué lee el santiagueño?
_ El santiagueño lee el Liberal, el Nuevo diario, el Clarín y de las revistas las más leídas son: Gente, Pronto, Caras y Noticias.

_ De no haber sido canillita, ¿Qué le hubiese gustado ser?
_ No me imagino haciendo otra cosa, esta es mi vida esta es mi pasión.

-¿Qué opinión le merece la inseguridad que se vive en la actualidad?
_ La inseguridad la tiene la policía, no el gobierno.


_ ¿Un buen recuerdo?
_ Los primeros bailes de la “Arboleda” de la calle Alsina antes de llegar a la cárcel, por el pasaje San Lorenzo más o menos; me gustaba mucho bailar, fui un buen bailarín y hasta no hace mucho tiempo concurría a “Árbol solo” o “La Esquina del recuerdo”.

_ ¿Es mujeriego “papilo?
_ Al ciento por ciento, totalmente, las mujeres siempre me han buscado por una causa o por otra. (risas)


_ ¿Un recuerdo desagradable?
_ No tengo porque a las cosas malas no les llevo el apunte, las dejo pasar y las olvido rápido se puede decir que esa es una virtud.

_ ¿Una pasión?
_ Criar a mis hijos

Torrijos manifestó en otro tramo de esta entrevista que desde hace 30 años envía los diarios al gobierno y a las distintas reparticiones públicas, sin importar el color político, agregó también que de manera desinteresada obsequia ejemplares de los diarios de Santiago al penal de varones y en un tiempo lo hacía también con el de mujeres, pero, que esta costumbre terminó por extinguirse, ya que los periódicos no llegaban a las internas, pues eran repartidos entre las guardias de la Institución carcelaria femenina, afirmó.

Relató además que: “Me gustaba mucho hace algunos años visitar a la gente que vivía en los fondos del cementerio La Piedad y que muchos de ellos subsistían gracias a la recolección de basura que juntaban para comer; llevarles pan, recuerdo que compraba 20 ó 25 kilos de pan y les repartía como así también otras mercaderías y ropa” (se instala un silencio, como recordando con dolor y nostalgia esos momentos). Visito el Hospital Diego Alcorta, también, siempre lo hice. aclara

_ ¿Qué opinión tiene “Papilo” de la política?
_ ¡De la política no me hables! Nunca le llevé el apunte, aunque siempre me tentaron para ser concejal o para ocupar algún cargo, pero nunca acepté.

“Estoy tranquilo rodeado de mis hijos, tengo una hija maestra y una nieta, (hija de Fernando) que al año se recibirá de médica”. (Lo menciona con todo el orgullo que un ser humano puede expresar en sus palabras y en su corazón).

_ Una reflexión final.

_ “Aquí vinieron muchas personalidades importantes, políticos, artistas de talla nacional e internacional, radios televisoras, diarios a hacerme notas reportajes, para saber quién era “Papilo” pero, YO NO SOY MÁS QUE NADIE”. Fuente: www.paginatres.com.ar/

No hay comentarios: